Está en: Inicio > TURISMO Y OCIO > Rutas y Parajes > Ruta Vadiniense

Ruta Vadiniense, Picos de Europa, Camino de Santiago

San Guillermo y Peña Corada

San Guillermo es el patrono de Cistierna. Fue, posiblemente un peregrino francés del Camino de Santiago, que terminó “su camino” como eremita en una cueva, en la ladera norte de Peñacorada, en época incierta. Después se hizo monje en el monasterio de la Virgen de Vallulis (La Velilla), donde organizó la comunidad y fue abad. Un mirador ante la cueva y capilla del santo permite tener una bella vista del valle del Esla.


La sierra de Peñacorada (coronada), con 1800 metros de altitud es el muro de la Montaña y Cistierna su puerta.
Viniendo por el norte de las provincias de Burgos y Palencia (Rutas del Románico, Aguilar de Campoó, Cervera de Pisuerga, Guardo), se llega hasta Puente Almuhey, a orillas del río Cea. En este lugar, los caminantes se acogían en un famoso hospital o albergue, junto a la conservada Virgen de la Angustias. Era un camino jacobeo optativo muy frecuentado, antes y después del Camino de Santiago tradicional, conocido como francés.
Ahora se ha recuperado esta peregrinación jacobea en un circuito turístico de ferrocarril, (el trazado por el antiguo Hullero) que dura una semana, conocido como El Transcantábrico que circula entre León, Bilbao, Santander, Oviedo, Ferrol y Santiago de Compostela. El tramo entre Bilbao y León coincide con esta ruta antigua, que pasaba por los valles situados entre la montaña y la llanura.
Desde Puente Almuhey se puede hacer un camino empalmando con la Ruta Vadiniense en un trayecto de 20 kilómetros: 10 al Santuario de La Velilla y 10 más hasta Fuentes de Peñacorada.
Puente Almuhey era un complejo típico de un cruce de camino y de ríos, Cea y Tuéjar con puente, iglesia, hospital y molino “para ayuda de los pobres, transeúntes y los que tengan necesidad”.
Allí pernoctaban los peregrinos que venían desde Guardo y de los alrededores para subir hasta la Virgen de la Velilla.
Después fue la confluencia de tres concejos o jurisdicciones señalados en una gran piedra triangular, aún conservada y grabada con los apoyos para la jarra de vino y los tres vasos con los que celebraban la reunión los tres mandatarios de Valderrueda, Renedo de Valdetuéjar y La Vega de Almanza.
Desde Puente Almuhey se puede caminar junto al río Tuéjar, (10 km. hasta el Santuario de la Velilla), que ofrece el nombre a Valdetuéjar, por valles estrechos (Vallulis) esquilmados por las minas de carbón, ahora cerradas.
Se pasa por Taranilla que ofrece un Centro de Turismo Rural bien atendido, una iglesia dedicada a Santiago Peregrino, diezmada por un incendio y la ermita de Santa Águeda.
Llegando a San Martín de Valdetuéjar nos aguarda la bella iglesia románica del siglo XII dedicada a San Martín.
Bien merece una pausa esta iglesia, la mas importante de la zona, para ver las extrañas figuras de sirenas entrelazadas en el alero, los animales y seres simbólicos en los capiteles, los canecillos en forma de atlantes y los curiosos letreros sobre la puerta de entrada, que pregonan la fortaleza de la casa de Dios edificada sobre roca y defendida por los ángeles. Es digno el retablo barroco con la imagen de San Martín partiendo la capa con el pobre peregrino y la sólida arquitectura de piedra de sillería.
Continuando la ruta, más hacia el norte, no encontramos en Renedo de Valdetuéjar estaba el famoso palacio de los señores De Prado, marqueses de Valdetuéjar. Aún pueden verse algunos edificios de lo que fue el más importante palacio de los señores feudales de la zona, enriquecidos por los reyes en América y con las tierras y posesiones conseguidos gracias a los diezmos, impuestos y vejaciones de los pueblos dominados. Era tal su poder que hasta ciertas fuentes se reservaban para beber sus caballos.
Los escudos, un león timbrado por corona, trasladados con la fachada del palacio al centro hospitalario de Santa María de Regla en la ciudad de León, predican en lengua latina sus ansias de grandeza: Honor al príncipe. La gloria no muere.
También ostentan su poder las imágenes gigantescas de los Evangelistas del siglo XVIII y el retablo con su propia heráldica, de capilla privada palaciega, actualmente en la iglesia de Renedo.
Se continúa por Otero de Valdetuéjar hacia Villamonte, a la derecha, Las Muñecas, La Red de Valdetuéjar, Ferreras del Puerto y Ocejo de la Peña y de frente hasta La Mata de Monteagudo, lugar donde se asentó una antigua fortaleza medieval y donde se halla el Santuario de La Virgen de la Velilla.

Sede electrónica Tablón de Anuncios Portal de la Transparencia

ACTIVIDADES Y EVENTOS

TELÉFONOS DE INTERÉS

  • Ayuntamiento: 987 70 35 33
  • Centro de Salud: 987 71 60 15
Más teléfonos
Financiación